Blogia
tintero

Recuerdo de mi primera vez

Recuerdo de mi primera vez Iluminabas la habitación desde atrás de donde te encontrabas, con un resplandor un tanto extraño, como algo mágico, algo que nunca había visto jamás; el silencio hubiera alcanzado su máximo esplendor de no haber sido por ese ronronear de los insectos de metal que se dejaban escuchar muy cerca de donde me encontraba sentado, teníamos una noche con un cielo estrellado que enmarcaba nuestra primera vez, esa primera vez que estarías tan cerca de mi y que nunca jamás olvidaré. El aire que olía a muy lejano y que entraba por la ventana, rebotaba en mi cara y despeinaba mi cabello suavemente, como haciendo travesuras, como si con ello se divirtiera, como si nunca lo hubiera hecho antes. Estaba ansioso de verte y seguías sin salir desde atrás de donde te encontrabas y cada vez iluminando más y más, nadie nos miraba estoy seguro o más bien creo que no nos miraba a nosotros, solo éramos tu y yo en ese momento no pensaba en nadie más que en ti.

Poco a poco fuiste mostrándome tus relucientes y excitantes ropas blancas, y comenzaste a salir de ese lugar en donde te encontrabas escondida, como si estuvieras jugando, asomándote de a poco para de esta forma hacer más emocionante el momento; al principio sentí algo de miedo, pero el miedo se fue desvaneciendo porque no había nada que sentir, sino más bien dejar llevarme por ti; tu ya lo habías hecho muchas veces y me inspirabas confianza y seguridad al nada más verte.

De pronto en un abrir y cerrar de ojos ya estabas ahí, hermosa, sonriente y coqueta, mi corazón latía rápidamente pues no hay palabras para explicar lo que mis ojos veían frente de mi; tu descomunal belleza en aquella noche parecía infinita, te acercabas y a la vez te alejabas de mi, sentía que casi te podía tocar pero mientras más crecías más te alejabas. El momento seguía pero no llegaba al clímax, fue hasta que estiré mi mano para alcanzarte y por fin lo logré y te acaricie y te acaricié, eras toda para mi y yo todo para ti; iluminabas todo mi cuerpo con una magistral blancura que parecía algo fantasmal; esa noche fue para mi la noche ideal, nos entregamos mutuamente y tu mirada se fundió en mis ojos para siempre.

El viento seguía entrando por la ventana, el ronronear de los insectos de metal no cesaba, y de pronto música, unas suaves notas para la despedida, lentamente te fuiste alejando de aquel lugar hasta que te perdí de vista, pero yo sabía que me mirabas aunque yo no lo pudiera hacer, tu resplandor seguía encima de mi impregnando con tu presencia mis pensamientos hasta arrullarme.

Esa fue mi primera vez a mis escasos once años y también la primera vez que fuiste infiel lo recuerdo, aprovechando la ausencia de tu amado eterno, ese amor infinito que todos te conocemos, ese amor cálido, majestuoso y que gracias a él, pudiste darme luz esa noche mágica de nuestra primera cita.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Mauricio -

Hola mi cabron. Cuando las palabras decienden desde ese sitio misterioso llamado inspiracion el objeto de nuestro deseo es sublime. La luna en si es un trozo de materia en el universo. Tus palabras y el encanto que prende, las ilusiones, miedos, deseos de nosotros los humanos, todo eso la glorifican. Gracias por dedicarle esas palabras.
Hermana Luna.

Brisa -

Hoy si que he tenido tiempo de leerlo, es precioso. Me ha encantado lo bonito que lo has descrito parecía una historía de amor. A veces mirando la luna o el mar, he podido sentir algo similar, y me he reconocido en tus letras, así que gracias por la belleza de tus palabras.Un beso.

Corazòn... -

Holas ;)

Pase a dejarte un saludo...y a saber como te fuè en el partido..pero no hay nada... Deseo q hayas anotado muchos goles...
Un beso!

;o)

Lyzzie -

Olé! La gran Reina del Cielo no merecía palabras menos hermosas que las que le has dedicado!! No sé como se las apaña, pero acaba embruajndo a todo aquel que la mira :)!! Besos!!

Olallinha -

Tintero! muy lindo el escrito, aunque mi mal pensar me llevaba a creer que narrabas tu primera consumación del amor, por llamarlo fino. de todas formas, precioso encuentro con la luna, preciosa metáfora... y con once añitos, q espabilao!!!
un besazo

Athe -

Esta es la prueba de que todo se puede hacer con amor... hasta encontrar a la señorita luna. Precioso, enhorabuena.
Athe

Corazòn... -

Tinteritooooo :)))
Disculpa mi mal entendidooooo yo creì q fue una experiencia con una chica :((( me disculpas? no te vayas a molestar conmigo...pero de verdad asì lo entendì, y es q asì lo dibujaron tus letras...
Prometo poner mas atenciòn...y es q ya lo decìa yo... Tintero en esa epoca estaba muy joven...(un poquito mas q ahora) q mira..te ves muy joven eh!
Un besito.

;o)

NADA -

Hola Tintero! Me alegró verte por mi blog...
Uf!!! Me pusiste los pelos de punta, creo que es la descripción más bella de un encuentro con la luna; encuentro amoroso, emocionante, lleno de esplendor y resplandor en el fondo de tu alma.
Besos. Me alegra haberte conocido a través de esa experiencia de tu infancia. :)

Tintero -

Corazón
Esa fue la primera vez que vi salir la luna, desde el camión de mi padre, en un viaje a San lUis Potosí y si, nunca lo olvidaré. besos

Corazòn.... -

Holas ;)
Caray 11 añitos?? jejeje eres precoz...:))) pues bueno...la primera vez dicen que jamàs se olvida, q bonito lo recuerdas asì se percibe en tu texto...
Un saludo y beso de corazòn...

;o)

Brisa -

Bueno hoy sólo paso para desearte que estes bien estos días q no estaré por aquí, cuidate mucho y nos leemos a mí vuelta. Muchos besitos de Brisa. Se feliz!! que no estaré para animarte ¿eh? Bueno sí telepaticamente sí. :)
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres