Blogia
tintero

La Musa No.7

¿Existe la diferencia entre fantasía y fantasear?, ¡claro que la hay!; la fantasía es el grado superior de la imaginación; la imaginación en cuanto inventa produce; y fantasear es dejar correr la fantasía o imaginación. Ahora que ya encontramos la diferencia entre estas dos palabras, separemos la realidad de la fantasía sin temor a fantasear.

Las ideas de este escritor están convertidas en una maraña y le es muy difícil acomodar las líneas de esta redacción para lo que realmente él quiere expresar. Tal vez en forma cronológica y así llegar al final ¡no!, esta historia no tiene final, recordemos que la Musa No. 7 no tiene final y a través de la lectura el lector mismo sabrá si darle final a tan ardiente, romántica y peligrosa historia.

Cada una de las deidades que, según la fábula habitaban, presididas por Apolo, en el Parnaso o en el Helicón y protegían las ciencias y las artes liberales, especialmente la poesía se les llamaban musas, su número en la mitología era vario, pero ordinariamente se creyó que eran nueve. Para el autor la musa es más que eso, es la inspiración misma convertida en mujer; pero si una musa es inspiración ¿porque se roba los pensamientos?, ¿porque somete al escritor y arrebata su imaginación dejándolo con la mente en blanco total y con pensamientos ajenos a los que en realidad el escritor se debería enfocar?.

La Musa No.7, no es precisamente la séptima musa de la mitología, esta es una musa propia del escritor, y para él, es la encargada en esta historia de convertir la fantasía en realidad, llevándonos así por pasajes de ausencia total del razonamiento y de esta forma fantasear dentro de la fantasía, llegando a tal grado que la realidad se convierta nuevamente en fantasía.

La Musa No. 7, es una historia que ni el mismo escritor hubiese querido escribir nunca, ya que conforme avanza la historia su desarrollo se torna confuso y hostil; nos permite ver como lo dulce se amarga, lo limpio se ensucia, lo profundo sale a relucir, infectando de esta manera los sentimientos que en determinado momento puedan llegar a ser sinceros; la parte positiva es la conductora de el desarrollo de esta historia, la parte positiva tiene todo lo que cualquier escritor quisiera que cada una de sus musas tuviera, la parte positiva vale la pena vivirla, y por la misma vale la pena arriesgar y fantasear. continiuara…

Tintero
null
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres